jueves, 3 de agosto de 2017

Lecturas para el verano Azarquiel El astrónomo andalusí Carlos Dorce Ed Nivola

Este libro pertenece  a la colección La matemática y sus personajes dirigida por mi buen amigo Antonio Pérez Sanz.
La historia de la ciencia en general y de las Matemáticas en general siempre han sido una de las grandes olvidadas de las aulas en cualquier nivel educativo.
Y si hablamos de nuestra propia historia ni os cuento.
Ya he comentado en otras ocasiones que en mi modesta opinión hemos tenido una visión errónea de ver la historia de Al Andalus como algo externo a nuestra identidad y a minusvalorar sus aportaciones. Nuestro ADN, nuestro idioma, las bellas edificaciones y obras de arte que pueblan nuestro territorio y su gran legado cultural dicen otra cosa. Yo soy natural de Al basit (la llanura ) y a mucha honra. Una de las mejores virtudes que tiene España es su gran diversidad cultural y humana pasada y presente, aunque haya muchos que son incapaces de reconocerlo y disfrutarlo.

Carlos Dorce empieza su libro haciendo un pequeño recorrido desde los comienzos de la llegada de los árabes a la península con la dinastía omeya y el califato de Córdoba y las continuas luchas intestinas entre hermanos, padres hijos, tíos... entre reinos y religiones que hacen difícil creer como pudo florecer tanta cultura y ciencia como la que hubo.
En los periodos de prosperidad, nuestros tatarabuelos andalusíes no sólo recopilaron y transmitieron el saber de los griegos, sino que mejoraron y corrigieron sus obras y desarrollaron saberes nuevos en todos los campos y en especial en las matemáticas.
Los sabios de está época lo eran en gran cantidad de disciplinas y no solían dedicarse a una sola, no era extraño un médico poeta y astrónomo o un filósofo constructor de clepsidras.
Del primer astrónomo del que nos habla es Maslama y sus discípulos. Los madrileños pueden decir con orgullo que el primer vecino de la villa del que se tiene conocimiento es un matemático y astrónomo. Aporta nuevos y mejores cálculos cálculos que permiten simplificar el trazado de un astrolabio, realiza sus aportaciones a las tablas astronómicas del Sindhind de Al Jwarizimi cambiando el meridiano y adaptando el calendario.
En otra entrada comenté también la posibilidad de que la bandera de siete estrellas de la Comunidad de Madrid tenga un origen lejano en el símbolo de la escuela de Maslama, la Osa Mayor  sobre el horizonte de Guadarrama.

También nos habla del esplendor científico en las taífas de Zaragoza y Toledo, donde nació Azarquiel del cuál podéis leer su vida en esta otra entrada.
Abu Al Salt de Denia, Avempace Ibn Tayufi Abenzoar, el judío Maimónides ... y muchos más científicos españoles andalusíes del periodo más brillante de nuestra historia científica.
Alfonso X fue el responsable de recopilar mucho de este trabajo gracias a su mecenazgo y a la escuela de traductores de Toledo y de que se conserve hasta nuestros días.

Por cierto a todos los que os interese el astrolabio os recomiendo el gran trabajo de mi querido amigo y compañero Manuel García Piqueras.

No quiero acabar mi reseña sin citar al gran filósofo cordobés Averroes quien ya en el siglo XII defiende la idea de que el hombre puede llegar al conocimiento de la verdad suprema a través de la filosofía y no sólo a través de la religión y la fe como hasta ahora. Sin duda influyó en la obra de Mirándola o Giordano Bruno.

Imprescindible para conocer nuestro pasado matemático

lunes, 24 de julio de 2017

Lecturas para el verano Fútbol y Matemáticas de David Sumpter


Mi amigo Juan Miguel Armero, conocedor de dos de mis grandes pasiones tuvo el acierto de regalarme Fútbol y Matemáticas Aventuras del deporte rey de David Sumpter Editorial Ariel.


El autor es un londinense seguidor del Liverpool y profesor de matemáticas aplicadas de la universidad de Upsala en Suecia.
Al principio de su lectura parece que va a ser difícil conciliar la racionalidad de las Matemáticas con la pasión del deporte rey, pero conforme te vas adentrando en sus páginas te vas dando cuenta que nada escapa a ellas y que lejos de despojar de encanto al fútbol le añade un nuevo y bello enfoque.


El libro está estructurado en tres partes:
En el campo
En el banquillo
Desde la grada
Desde cada uno de ellos aborda distintos puntos del juego, como jugadores, entrenadores y como aficionados y apostantes.


Priman en él los análisis estadísticos y probabilísticos, aunque también aparecen los diagramas de Voronoi y los grafos y también las gráficas para analizar las chilenas magistrales de Zlatan Ibrahimovich.

Una de los análisis más interesantes del libro es ver cómo los equipos se comportan como otros organismos vivos tan distintos como el moho, los bancos de peces o las bandadas de pájaros.
También utiliza de forma muy acertada las modelizaciones qué tanta utilidad tienen en el fútbol y en todos los órdenes de la vida cotidiana para estudiar fenómenos tan distintos como el aplauso y los cánticos de los aficionados o la evacuación de un estadio.

La parte final donde trata las apuestas deportivos es especialmente concienzuda e interesante aunque desde mi modesta opinión no deja lo suficientemente claro que las casas de apuestas siempre (casi) ganan. Se escribió antes de que el Leicester ganase la Premier.

Si tengo que ponerle alguna pega es que habla muy poco de mi Atleti y nada de mi recién ascendido a segunda división Albacete Balompie je je je...


Una lectura imprescindible para los  matemáticos futboleros y para los futboleros que aún no han descubierto la belleza de las Matemáticas.
Gracias por tu regalo Juanmi

martes, 18 de julio de 2017

VIII CIBEM (18 JAEM )

Del 10 al 14 de julio ha tenido lugar en Madrid la octava edición del Congreso Iberoamericano de Educación Matemática convocado por la FISEM y dentro de él hemos celebrado las décimo octavas Jornadas de Enseñanza y Aprendizaje de las Matemáticas convocadas por la FESPM y por si fuera poco el V Día Iberoamericano de GeoGebra.
Autoridades en la inauguración 

Al mismo hemos asistido cerca de 1600 profesores de ambos lados del Atlántico y ha resultado  una enriquecedora experiencia comunicando en español y portugés, siendo el segundo congreso más importante del mundo en su especialidad.

El día comenzó con la acreditación en la facultad de Matemáticas de la Universidad Complutense, que amablemente nos cedío sus espacios. Aquí comenzamos los reencuentros y desvirtúalizaciones.  También comenzamos a montar el stand del servicio de publicaciones de la FESPM.
 Con Mago Moebius y Fernando Blasco 
Con Serapio y Francis en el Stand 
Con Elisa Benítez, ya una amiga real y no sólo virtual
Con Juan Francisco otro nuevo amigo, un gran innovador

Por la tarde fue la inauguración en el palacio de congresos y mi admirado Claudi Alsina nos dió las primeras dosis de vitaminas matemáticas y los primeros consejos para renovarnos en nuestra práctica docente.

Francis, María, Serapio, Conchi, Claudi, un servidor y Antonio 

Allí también me reencontré con Pila García  y Pedro Buendía que vino en compañía de su hija María 


La jornada del martes comenzó con Clara Grima y su conferencia para visualizar y poner en su verdadero valor a las Matemáticas que hacen matemáticas, por cierto citó a la tristemente fallecida Maryam Mirzakhani.



También tuvimos la presentación de los libros de Miradas matemáticas, coedición de la FESPM, ICMAT con Catarata. El primer título es La engañosa sencillez de los triángulos de Manuel de León y Ágata Timón 



También se presentó el trabajo del grupo de calculadoras de la FESPM en colaboración con CASIO 

Onofre Maite Navarro  y Daniel Vila

Tengo que decir que si en unas JAEM hay multitud de actividades en un CIBEM crece de forma exponencial, y si a eso añades que por mis responsabilidades tenía que atender el stand y asistir a alguna reunión, no he podido asistir a todo lo que hubiera querido.

La jornada del miércoles fue de turismo matemático comenzando por el Reina Sofía, muy bien acompañados por los voluntarios Alma  y Alonso. Nos pusieron las gafas matemáticas para ver  los cuadros de Juan Gris, de  Ángeles Santos y de Pablo Picasso





También aproveché la jornada para visitar la exposición de M.C Escher que tanto me gusta y aproveché para darme un capricho de otra corbata matemática.







El jueves pude ver a un amigo Antonio Pérez hablando de la belleza en las matemáticas 

Manuel García Piqueras y María Sotos contaron en su excelente  comunicación sobre el astrolabio con Tomás Recio y el mismísimo Markus Hohenwarter  


Después el propio  Markus, en el marcó del día GeoGebra Iberoamericano nos presentó las novedades en dispositivos móviles del programa



Juani Navas y Claudia Lázaro con Markus

Por la noche disfrutamos del coctel de gala en el Círculo de Bellas Artes donde distinguimos a Paulo Speller con la insignia de oro de la FESPM 

Y disfrutamos de la compañía de muchos y buenos amigos y amigas

 Con Carmen Espeso
 Juan Martínez Calvete
 José Luís Muñoz

Con los mejores compañeros de viaje Francis, Antonio y Serapio (Nino en el corazón) 

El viernes ya fue maratoniano y lo más destacable a lo que pude asistir es a la conferencia de Matemagia de mi buen amigo Fernando Blasco y de Nelo Maestre

Camisetas Matemáticas 
Conferencia plenaria
Después llegaron agradecimientos y despedidas, pero no sin antes presentar las 19 JAEM que organizarán nuestro queridos amigos gallegos de AGAPEMA en A Coruña el 2019

Y un sentido y merecido homenaje a Puig Adam

Tan importante como lo que aprendemos son las relaciones humanas, reencontrar viejos amigos
Tere Valdecantos 
Eva Herranz
 Claudia Lázaro
Pedro Corcho

Como conocer nuevos y trasatlánticos

Yacir Testa 
Y muchos más a los que he visto y no he podido compartir con ellos el tiempo y la atención que hubiera querido como Marta Macho, Antón Aubanell, los Alquerque, Raúl Ibáñez, Dani Ruiz y Maria Ángeles,  Víctor Monterreal  ... y no quiero seguir  citando porque me dejaré a muchos...

En resumen un congreso magnífico, enriquecedor y ya con ganas de que venga el siguiente.
Gracias Conchi, Juan, Damian, Aida, Lore, Montse, José Luis... amigos de la Emma Castelnuovo de Madrid, voluntarios y todos los que han hecho posible este VIII CIBEM.

Una mención especial al titánico trabajo de Juan Carlos Toscano de la OEI.


Nos vemos en Coruña