viernes, 20 de noviembre de 2009

Callejero Matemático (VII)

Se están acabando las calles de Albacete. Esta está dedicada a Raimundo Lulio.
Como personaje de los siglos XIII y XIV no se dedicó solamente a las matemáticas, pero hizo aportaciones interesantes que tuvieron su influencia en el pensamiento científico y en matemáticos de siglos posteriores.
Nació en Mallorca en 1235 y murió en Túnez, casado y con hijos, fue un hombre que tenía todas las comodidades posibles, era rico, culto y ocupaba cargos importantes. Alrededor de los treinta años decidió dedicarse radicalmente a la predicación de la "palabra de Dios", sobre todo en el mundo islámico. Hizo numerosos estudios teológicos y filosóficos, aprendió árabe para poder predicar a "los infieles" e incluso escribió libros en esta lengua.

Todos sus estudios y obras tenían el objetivo de explicar y demostrar la coherencia de la creación, la grandeza de Dios, ... En este sentido se introdujo también en las matemáticas: la lógica simbólica tiene un papel muy importante en su obra Árbol de la Ciencia (una verdadera enciclopedia), o el pensamiento combinatorio, que ejerció una gran influencia sobre matemáticos posteriores (como Leibnitz). En su obra Ars Combinatoria aparece por primera vez la denominación de combinatoria que hoy se usa.
Fuente Thales